Panismo, multas y placas. PRI y arcos.

No extraña a nadie que los políticos actúen como si fueran  borregos del rebaño (o partido) en el que se encuentran. La forma más obvia y clara que sucede es actuando como borregos siguiendo la idiosincracia del partido, sin pensar realmente en lo que es mejor para el pueblo (esto será motivo de otro post), como los diputados muestran cada vez que censuran o aprueban en unísono. Una manera actuar de forma partidista, ya instalado en el puesto de servidor público es: hacer de cualquier manera posible proselitismo al partidazo (que es ilegal, pero viable bajo varios huecos dentro de la ley). Sin decir explícitamente que apoyen al partido, lo hacen. Por ejemplo, Fox hizo (y repitió de manera terca) comentarios de “sigamos con el rumbo”, para -sin querer queriendo- apoyar al hijo político, Pipo Calderón, desde la silla presidencial y con cobertura nacional. Otras veces, el proselitismo se vuelve un poco más particular y en vez de ser partidista, se centra en la imagen de la persona únicamente: cualquier medio me sirve a mí gobernador para hacerme propaganda. Fox hizo esto (no sé si de manera increíblemente inteligente o estúpida) al crear el símbolo del águila “mocha”, que hacía una perfecta semejanza de la “F” del hijo de perra antes mencionado. Decenas de gobernadores lo hacen con su jingle y carita sonriente, al mostrar y cacarear sus obras. Sin duda en la constitución las alegorías y las alusiones partidistas y/o personales no están reglamentadas, en conveniencia del marketing de quien gobierna.

Una sencilla manera de observar y de saber cuál partido está gobernando en el estado, es simplemente viendo las placas. Si las placas “misteriosamente” tiene los/el  color/es del partido, sin lugar a dudas está gobernando. Tomemos por caso a Querétaro.

Para nadie es un secreto que hasta hace un par de años el estado era un poderoso bastión panista. No estoy en contra de esa tendencia, y respeto con toda sinceridad quien comulga con las ideas de dicho partido. Sin embargo, el “gober” tiene completa libertad de pintar de azul y blanco cuanto tenga en su poder. Por supuesto, sin relación alguna con el hecho de que el PAN es el partido blanquiazul.El arco de la feria de Querétaro, es el único monumento a la vista desde la entrada de la feria. Durante el gobierno del PAN, adivinen de qué color era el arco (¿se rinden?): azulito, por supuesto. Cuando el PRI tomó la gobernatura, tardó menos de medio año de darle su manita de gato al arco, y de paso cambiar el color a un patriótico *cof, cof* rojo.Semejante pasa con las “nuevas” patrullas, que cambiaron del diseño azul (provenientes del mandato panista) a un moderno rojiblanco (del actual gobierno del PRI). Pero regresemos al  fenómeno que acontece con las placas de cada estado. Los colores del partido reflejan de manera inequívoca al partido que está al mando de gobernación. Placas durante gobierno panista son en tonos azules y blanco; y durante el PRIismo, se hace un “conveniente” reemplacamiento con su correspondiente cambio de color (verde blanco y rojo, por supuesto). El PRD no se salva de ninguna manera de este fenómeno, con sus horrendas placas color mostaza sucia, en el Distrito Federal. Michoacán,  cabe mencionar, fue una de las pocas excepciones, que usaba placas con dibujos de la mariposa monarca (un inteligente diseño promoviendo al estado, no al partido del estado).

Semejante al hecho de tirar los colores anteriores, están los golpes bajos en política, donde el partido en turno hace cuanto pueda (ESPECIALMENTE CUANDO CAMBIA DE PARTIDO EL GOBIERNO), y daña al oponente con cuanto ataque tenga bajo su marrana manga. Es curioso observar que las telarañas políticas y fraudes salen a la luz únicamente cuando hay una alternancia de poderes. Si el partido se mantiene en el poder, el anterior fue un santo. Si hay alternancia de colores, el gobierno anterior fue corrupto por decir un eufemismo.  En Querétaro, tras muchos años de gobierno PANista,  llegó el PRI al gobierno, y no hace más de una semana, el TRIFE detectó una anomalía en los gastos de campaña del PAN. Sobrepasaron el tope de campaña y ahora deben una multa de aprox. 6 millones de pesos.  El problema reside en el hecho  que su presupuesto anual es únicamente de 4 millones de pesos. Estocada de muerte, si a mi me preguntan.

Entre que son peras o manzanas, aquí en el estado se castigan culpables (siempre y cuando no sean los compadres del partido).

Anuncios

One comment

  1. NecatoR · marzo 3, 2010

    Las mariposas monarcas son amarillas con negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s