De porqué resultamos lastimados.

Todos caminamos con cuchillos en el corazón.

Escuché de una persona muy querida una frase que creí que tenía mucha razón: Nadie merece tus lágrimas y el que las merece no te hará llorar. Por un buen tiempo creí que estas palabras eran ciertas y que las personas que se verdaderamente se aman nunca se lastimaban y que intentaban de todo daño. Pensaba de manera un tanto ingenua que  amar de verdad implicaba no lastimar nunca a la persona amada. Pero no es cierto. Todos caminamos con cuchillos en el corazón.

Un cuchillo, para explicar la metáfora, es un arma que funciona con cercanía.  A larga distancia realmente es inútil (sí, sé que se puede aventar, pero esto es una metáfora) y sólo te pueden dañar si están cerca. Y entre más cerca se esté, más estamos abiertos a ser heridos. Por eso es que me di cuenta que ese dicho está fundamentalmente mal. Quien te ama, quien te quiere de verdad, ten por seguro, te lastimará y te hará llorar (pero con las mejores intenciones del planeta). Puedo decir que tus padres, para poderte conocer, te hicieron llorar. Y lo hicieron muchas veces más después, tal vez san las personas que más te han visto llorar, y paradójicamente, son quienes más te quieren en el mundo. Pero esa persona que  sólo ves 5 minutos al día y que es tan distante a ti, jamás ha sido o será causa de tristeza. Y eso es porque dentro de las numerosas contradicciones que hay en la vida, realmente sólo las personas que son cercanas a ti, te pueden lastimar.  Sólo con quienes bajas tus defensas y “abres tu corazón”, es con quien resultas fuertemente lastimado.  Y es normal porque dentro de la naturaleza de las personas está el lastimar a quienes somos cercanos, a quienes queremos.  A veces este lastimar es accidentalmente, o de un deseo consciente de lastimar un poco, pero no nos damos cuenta que cuando alguien ha abierto sus defensas y nos ha permitido una cercanía especial, lo que nosotros creemos que será un toque ligero, resulta ser una herida fatal. Todos caminamos con cuchillos en el corazón.

Así que  el  planteamiento inicial de “quien te ama no te hará llorar”, está equivocado. Nuestra naturaleza es lastimar a quienes amamos. Decir que quien te ama no te hará llorar jamás, es tan ilógico como decir que uno saldrá ileso de abrazar a un erizo sin algo que nos proteja. Es la naturaleza de las relaciones. La cuestión en este caso no es buscar a alguien que jamás te lastime y jamás te haga sentir mal, porque esa será una búsqueda inútil. Es algo que es en contra de nuestra concepción como persona. Lo que nos debemos preguntar  y debemos de buscar, es a una persona que valga la pena todas esas lágrimas y todo ese dolor. Tal vez suene un poco pesimista o depresivo, pero no es así. Me da una extraña sensación de bienestar saber que pese a que  resultaré herido, cada instante habrá valido la pena.

Todos caminamos con cuchillos en el corazón. Pero si tú me cortas, te tomaré con más fuerza.

Anuncios

2 comments

  1. Carlos · noviembre 16, 2010

    De acuerdo contigo mi querido amigo. Siempre terminamos lastimados o lastimando a alguien. Algunas veces lo hacemos porque creemos que es lo mejor para el otro, a veces con la pura intención. Si a eso le agregas que hay personas que viven su vida sin querer afrontar sus problemas, es mucho peor, porque un verdadero amigo o alguien que de verdad te quiere, te va a decir sin rodeos tus verdades.

  2. estefania · mayo 17, 2011

    queridos lastimados les pido perdon jajajaj pero espero k esten bn adios chao a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s