Del Narco-corrido

Hay muchísimas obra relacionada con la figura del pirata. Desde el Corsario Negro hasta One Piece, el pirata resulta interesante como  figura para relatos. ¿Y porqué no? Aventurero, libre y conociendo nuevos lugares, el pirata vende bastante bien. Lo cierto, es que dentro de todos estos relatos, películas y fábulas de piratas,  todos han sido romantizados.  El pirata en vida real era un personaje dedicado a saquear, matar, extorsionar,  secuestrar y torturar a cuanta víctima pudiera sacarle algo de provecho.  La figura del bandido, si se hace lo suficiente atractiva y se eliminan varios –MUCHOS- elementos, es posible vender.  Dudo mucho que alguien quiera escuchar las valientes historias del secuestra-asesi-viola-dron. Uno no quiere escuchar las historias del villano, si no del héroe, o del aventurero moralmente ambiguo.

Cuando escuché por primera vez de la existencia del narco-corrido, supuse que como arriba escrito, la figura del narco, semejante a la figura del pirata, estaba siendo romantizada. Sí, hablar del narco, pero de sus lujos, de lo valientes que eran, de sus aventuras, de las mujeres que tienen, etc.; y omitiendo o distorsionando cosas que pudieran ser desagradables. Todo eso hasta el fin de semana anterior. Estuve escuchando (cortesía  del vecino de enfrente), narco-corridos y me impresionó. No sólo hablan del narco, si no que son los a los aspectos más desagradables y terribles de la profesión. Cantaban de cómo les gustaba mutilar y decapitar gente, de cómo hacían correr sangre, de cómo no se cansaban de la violencia, de las balas que disparaban, de cómo su ira era eterna, de cómo están dispuestos a irse al infierno y después entran a la iglesia. En fin, el narco-corrido es todo excepto la idea romántica y un tanto mojigata de lo que sucede. Es muy preocupante el hecho de que se estén haciendo canciones donde se glorifique la violencia social y se vea como deseable  atentar contra otras personas. Ciertamente, si existen ese tipo de canciones, hay un grupo que seguramente se siente identificado y aspira a lo que esas canciones mencionan. No creo que todos los oyentes y apasionados del narco-corrido estén relacionados directamente con algún cartel per sé. Deben haber oyentes –Juan pueblo- que simplemente lo escuchan y generan una aceptación social. Y allí hay algo terrible, porque la figura de un bandido, sin romantizar, explicitando actos atroces, se ve como deseable. El narco-corrido no es malvado por naturaleza, pero deja ver un problema grave. La violencia  social, puede dejar de ser un problema y convertirse en un deseo, para ciertos focos sociales. Y las cosas se complican así, pues la llamada guerra contra el narco deja de ser  un juego exclusivo de policías vs ladrones. Se convierte en una terna de policías, ladrones y ladron-supporter. Qué miedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s