De PIPA, SOPA, Megaupload y la piratería

No hay que fingir ni ser hipócritas al respecto. Internet es el mayor bazar con piratería que existe en la tierra. ¿Quieres  el juego de moda? Busca el título, más  la palabra “download” o “hack” y seguramente lo podrás descargar a tu disco duro. ¿Quieres ir por algo más viejo y descargar todos los juegos que se han hecho para NES? No hay problema. Ya hay paquetes y puedes descargar software en estado de abandono como si fueras a la bifuera tuyo. ¿Quieres  toda la discografía de Iron Maiden? Sólo un par de clicks y seguramente encontrarás un torrent dedicado a piratear tus más altos y bajos deseos. Muchísimas compañías temen a la piratería y con justa razón. En estas fechas, es casi imposible no encontrar un material descargable de forma ilegal por internet: música, películas, juegos y cualquier cosa que puedas codificar o archivar en un CD están  a la disposición de quien esté dispuesto a invertir 20 minutos para conseguir algo pirata.  Estoy de acuerdo –aunque me duela bastante- : necesitamos una manera de regular tanta piratería que hay en la red sin caer en prácticas monopólicas o bien que tiendan a la represión de la libertad de expresión. Un mal logrado intento de la ley fue la tan afamada llamada SOPA (Stop Online Piracy Act) que era una ley propuesta en EUA que intentaba detener la piratería. El problema es que en su última revisión era más una herramienta para censurar y para reprimir que parta pelear justamente contra la piratería. Algunos de los puntos más peligrosos que mencionaba la propuesta eran: cárcel de hasta 5 años de cárcel a aquéllos que  tengan cualquier material que sea sujeto a leyes de copyright, y la posibilidad de eliminar el sitio del listado del internet si es que hay vínculos o material pirata  o material pirata subido por el autor o por cualquier usuario. No suena a primera vista tan grave, pero imaginen esto: Yo tengo un blog que habla en contra del gobierno. Si alguien desea cerrar mi sitio, sólo le basta  a un trabajador del gobierno plantar un vínculo a una hoja con piratería  para acabar conmigo. Y si coloco una imagen o canción que es sujeta a derechos de autor, ni hablar. Puedo pasar a prisión por semejante ofensa.

Sobra decir que la ley SOPA y PIPA (que trabajaban con metas semejantes) fueron rechazadas por cibernautas de nicho, compañías de la internet  y por gran parte de la población mundial. Hubo incluso un llamado “Blackout day” en el cual miles de sitios en internet decidieron no dar servicio en su sitio por 24 horas en rechazo a ambas leyes.

Al día siguiente del Blackout day el gobierno de EUA decidió liquidar a uno de los sitios más grandes y poderosos en internet: MegaUpload (MU).  MU funcionaba básicamente como una bodega para cualquier usuario. Sube material y nosotros permitimos que otros usuarios lo descarguen. MU  era enorme, y  tenía el 4% del tráfico total del internet del mundo.  Creo, este fue un movimiento estúpido por parte del gobierno.  ¿Tirar a uno de los grandes a 24 horas de un cierre masivo de sitios en internet tras una enorme polémica sobre censura en internet? No cuesta trabajo pensar en esta acción como represalia de parte del gobierno o de un intento de hacer llegar un mensaje. Si podemos con ellos, ustedes no tienen la menor protección.  Y digo que fue estúpido porque en  unas cuantas horas el colectivo conocido como Anonymous tomó venganza hackeando el  sitio del FBI y mostrando información personal de los dirigentes del FBI.  El resultado de la trifulca lo puedo organizar así:

1. Cayó Megaupload, uno de los sitios más grandes en internet. Larga vida al rey

2. El gobierno acaba de “tentarle el agua a los camotes” es decir, de ver cuál es la reacción de las personas ante tocar la sacrosanta imagen de la libertad del internet. Y la respuesta fue visceral

3. Anonymous se mantiene como la amenaza electrónica más importante de la red. Son muchos, están bien comunicados e intentar desarticularlos costará tanto o más trabajo que deshacer un pajar quitando ramita por ramita.

4. Las leyes de PIPA, ACTA y SOPA se fueron a la congeladora. Lo que quiere decir que por ahora la “amenaza fantasma” se encuentra dormida, pero es posible que intenten revivirla en un par de años que estemos más preocupados por otras cosas.

5. El internet está por ahora a salvo, pero está a punto de cambiar. Estas leyes, aunque mal hechas son el primer aviso de una reglamentación a lo que puede y no aparecer en el internet tal como puede algo o no aparecer en nuestra vida real. Los días del cibernauta que puede todo en la red, no tienen un futuro extenso.

Anuncios

One comment

  1. NecatoR · enero 24, 2012

    “La Amenaza Fantasma” hahaha, qué buen nombre le acomodaste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s