De lo que aprendí sobre la marcha siendo profe

Hace varios meses escribí un post sobre las cosas que aprendí como profe. Era una manera un tanto burlona de sacar mis frustraciones ante los chicos que no escuchan o bien, hacen lo inenarrable. Este es un segundo post que espero sea de ayuda a otros profesores que recién inician  o que quieren saber de conclusiones y métodos de  otros compañeros profesores.

1. RESPETA TUS PALABRAS Y ESTABLECE LÍMITES. Un maestro jamás debe amenazar. Debe avisar acerca de las reglas y cumplirlas. Si dices que vas a castigar de una forma, hazlo. Cualquier regla y castigo que implementes aplícalos. No te tientes el corazón. Es preferible que tengas palabra y te respeten desde un inicio. NO HAGAS EXCEPCIONES, Y MENOS EN EL ÚLTIMO DÍA DE CLASES.

2. USA EXCEL, ES TU AMIGO.  Uno de los problemas más grandes  que he visto al momento de dar calificaciones es la eterna queja: “fulanita le cae bien y es buena onda con usted, por eso saca buenas calificaciones”, “le caigo mal y por eso me reprobó” o “usted sabe porqué me está reprobando y no es por____________”. La manera de  evitar esos problemas es la siguiente. Asigna a lo que vas a calificar valores numéricos y súmalos o promédialos usando Excel. La pura magia educativa.  Ahorras tiempo sacando calificaciones y no hay quejas de que subas o bajes  promedios de manera injusta. Como bono extra tus alumnos podrán ver cómo salieron sus calificaciones y tendrás un proceso limpio de  evaluación.

3. MASS EFFECT, MASS REVIEW. Nunca entregues trabajos o exámenes en partes.  Entrega a todo el grupo y antes de que puedan hablar ellos, muestra las respuestas y menciona los errores comunes. Después dedica un tiempo para ver si alguien tiene problemas con su calificación. Siempre sigue el patrón. Explicas a todo el grupo y después vas con las quejas

4. DEJA UN PUNTO DE CONTACTO NO PERSONAL. Siempre es conveniente que les des un correo o algo para que te contacten tus alumnos. Independientemente de tu relación con tus alumnos (si eres el profe amiguero o el que nunca habla), siempre da un correo para clases. Es más sencillo que tus alumnos tengan un mismo correo si te quieren hablar.

5. DAY ONE: YOU’RE MINE, BITCH. Casi nadie habla de esto en pedagogía o en ciencias de la educación. El primer día y semana te recomiendo que dediques gran parte de tus esfuerzos a mostrar que eres “el macho alfa” y que ellos son tus perras. No importa si eres lindo o quieres enseñar con amor y aceptación. Tienes que darte tu lugar y mostrarles a los chicos que tú eres juez y verdugo y que tienen que respetarte. ¿Quieres respeto? Gánatelo.

6. NO ERES PERFECTO Y NO SABES TODO. No intentes ser de los que saben de todo. Muestra tus límites y admítelos. Si no sabes el significado de una palabra, acude a un diccionario que tengas cerca. Si no sabes algo de una lectura, dile que te dé un día y que se lo responderás mañana. Si no sabes, muestra que estás dispuesto a admitirlo y a INVESTIGAR. Si cometes un error ADMITE abiertamente que lo cometiste y corrígelo según lo que te dicen. Es mejor que tú digas que hiciste algo mal y que lo aceptas en vez de necear algo que no sabes o no estás en lo cierto.

7. EL ENOJO ES NORMAL. NO CEDAS. Siempre pasa esto. La gente se molesta porque “el maestro los reprueba”. Podrán no haber venido, sacar calificaciones bajas e insultado a todo mundo; pero cuando les dices que están reprobados se sentirán robados y te recriminarán; no te sorprendas si te llaman loco, ogro o cuanto adjetivo con “p” puedan poseer en su pequeño léxico. No te preocupes y no cedas (VER REGLA 1). Si les toca reprobar, les toca. Generalmente los que están más molestos porque  reprobaron son los que reprueban más. Intentan suplir sus fallas con gritos. No se los permitas. De igual manera, no permitas que una turba se junte alrededor tuyo por una revisión personal. Cada quien con su calificación.

8. REVISA, REVISA, REVISA. Siempre permite a las personas una revisión a su examen. Siempre. Lo importante es que sólo te pelees o consideres lo que está escrito. Si la respuesta está incompleta y el muchacho te dice la respuesta durante la revisión, mantente sólo con lo que escribió. Si el muchacho que pide revisión dice trastupijes, pero lo que escribe tiene sentido, tómalo como como acierto. Recuerda: lo que estás calificando es únicamente lo que está escrito. De igual manera, si son preguntas abiertas, haz una marca el final de la respuesta para que no “escriban algo” después de que les hayas entregado el examen. No estés a la defensiva cuando hagas revisión de exámenes,  y si su calificación sube, marca el cambio en listas.

9. Todo a la luz del día. A menos que sea un tema muy personal que el muchacho/a vaya a platicar, todo se hace frente y nunca en lo oscurito. Las revisiones a calificación nunca las hagas a escondidas o intentando aislarte del mundo. Está bien que cada uno hable su problema y su caso. Pero intenta que las pláticas sean no privadas para que se preste a malinterpretaciones del tipo “…sabe que le dijo a solas…”. Siempre intenta que lo que hagas o digas con un alumno, se lo puedas contar a quien sea: no hagas cosas que tengas que esconder.

10. Admítelos como tus amigos; pero date tu lugar como maestro. ‘Nuff Said.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s