De cuándo fallan las adaptaciones.

Nota. Este post es una continuación del post de De las adaptaciones y cómo dejé de ver The Walking Dead

Había dicho en el post anterior. El problema más grave de las adaptaciones parece ser que gran cantidade de veches los directores o las personas a cargo no tienen la más árida idea del engrane esencial que convierte en atractivo al material original. De allí que tanta adaptación y  reinvención de un material resulte en un producto de tan escaso o estéril éxito artístico y comercial. No quiero decir que toda adaptación  esté  destinada al fracaso o sea una obra con la  oferta intelectual de los discursos de E.P.N. Mi comentario, franca y sencillamente, es que tristemente, los directores y guionistas se encuentran tan tangencialmente unidos al argumeno o características de la producción y oferta estética que no es raro hallar adaptaciones si no mediocres, cuando menos, inducidoras de arcadas.

Tomemos el caso de  The Walking Dead (TWD). TWD es básicamente una historia de horror en el argumento original.  Las relaciones de los personajes sólo sirven para mostrar aspectos de horror  y para ser carne de cañón. La fortaleza de un personaje (Michonne) sólo sirve  para mostrar lo facil que puede ser doblada y destruída durante una violación. En la adaptación de televisión el aspecto de horror queda casi totalmente puesto de manera anecdótica. Eliminan los aspectos que muestran la degeneración y el horror del humano. La oferta estética de la obra original (el horror) queda relegado a escenas diseñadas específicamente para tratar con zombies. Como resultado la obra queda  mutilada desde la propuesta estética original. De una historia de horror a una novela *con zombies gratis*, la historia y el “alma” de la propuesta sufre màs que Rihanna tras una mal cita con su novio.

Otro ejemplo. Las  películas de Narnia (sobre todo la segunda) fallaron miserablemente porque desde su concepción cambiaron un aspecto crucial de la trama y  el espectro de la película. Los libros, el argumento original,  fueron pensados como cuentos pequeños, historias para niños. Casi por definición el espectro de los cuentos de niños es limitado y de poco rango de acción. Las películas de Narnia intentaron ser historias épicas, semejantes al señor de los anillos. Ese rompimiento entre espectro del cuento de hadas del libro(pequeño) y el espectro de batalla épica de la película(más grande que la vida de William Wallace), destruye casi completamente la coherencia  estilística y  temática de la historia. La segunda película muestra este defecto de forma aún más fehaciente. Convertir el pequeño mundo de Narnia en una historia de dos naciones batallando por un plano y hacer que varios niños actúen como si estuvieran en las cruzadas luchando por tierra santa, es una distonía totalmente irracional.  Es intentar colocar a algo en un contexto prácticamente opuesto. La tercer película  se aleja de esas pretensiones del Batalla Épucay se acerca al cuento de niños. Tiene un espectro pequeño y cumple con las ilógicas peculiaridades del cuento de niños. Adivinen qué. La tercer película fue la mejor y eso que no salió casi en la película la deli-rica hermana con sus labios deliciosos y ojos hermosos. No en serio. Esa niña es hermosa. De hecho le debería dedicar un post

Pero veamos adaptaciones exitosas. EL señor de los anillos  tuvo un éxito rotundo, y aunque con cambios basados en tijeretazos y añadiduras a la trama, fue fiel el espíritu épico y de un mundo enorme fue mantenido del original. ¿Sin City? Estaba basado en estilo, rudeza y agresividad de los personajes y el mundo general. La adaptación mantiene el estilo y la película funciona. Ser fiel al original y mantener las propuestas estéticas que lo hacen especial, funciona. La primer de mera película de Harry Potter, fue la mejor de la serie de películas (volviéndose cada una peor que la anterior) del maguito con un rayo  por una sencilla razón. Respetaron el estilo y la forma que tenía el original. El libro trataba sobre una cosa; la película respetaba esa trama. Recuerdo que la sexta película (El príncipe mestizo) del beforementioned mago trataba principalmente con sus problemas para conseguir jeva (no, en serio, la película parecía una comedia romántica) y dejaba de lado el aspecto central a la trama: de dónde provenía su némesis y cuál era su origen. Tanto daño hizo este cambio de dirección en la cinta que las dos siguientes películas se dedicaron activamente a resolver huecos de la trama que quedaron sin resolver en una cinta que fue totalmente ajena a su material original.

Y sí, el príncipe mestizo fue en su mayoría una película decepcionante.Y omitieron eventos que cinematográficamente pudieron ser más que rentables. Y…

Para lograr una buena pelìcuñahay que tener por lo menos una  distante idea de porqué funciona en primer lugar el original. Si quieres rehacer un motor, deberías por lo menos tener en cuenta que el gas funciona con gasolina, no con arena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s